>>>> III TEMAS DE PESCA

OPINIÓN.
VACAS DE ARRASTRE

Durante dos años he visto como los marineros de Ribeira no podían salir al mar debido a la falte de un acuerdo pesquero con el país vecino, mientras otros trabajaban de albañiles para ir más allá de las ciento cincuenta mil pesetas mensuales que mamá europea les otorgaba. Pasaban las mareas y también se apreciaba la no especial preocupación de los armadores que bebían dos millones del mismo biberón. ¿ Pero qué es lo que pasa con nuestra gente, la gente del mar, que no busca en realidad lo que les conviene?. Y es que en el día a día de esta último año y medio de paro, la l- llamémosla así- economía sumergida hapodido con ellos, porque han necesitado mantener ese nivel de vida que la riqueza del mar les había dado, y que ahora se encuentra por encima de sus posibilidades. ¿Y qué pasa con ese lobo se mar, osos que no invernan, porque aunque no reciban gratificación económica el llegar a casa oliendo a salitre les hace no morirse. Y mientras, otros, desde el estrecho, buscan la salida en lo que podríamo llamar amistosamente el enemigo: los marroquíes, dejando de lado la solidaridad con sus compañeros. Pero esta barco de arrastre es arrastrero: la cultura del mar. No estaría bien decir que si las movilizaciones hubieran estado más aunadas, o que si los intereses no se dejasen manipular por las ayudas habría habido una resolución satisfactoria... No sería correcto decirlo, por supuesto, porque ojalá mis poderes adivinatorios pudieran hacerme verlo, pero es que tan siquiera los tengo... Es más, aunque así fuera, la falta de unión no habría sido la causa de la falta de tratado. Pero pasa que no puedo dejar de atenerme a la enmienda de la persona que dice que hasta que no lo intentes no los sabes... Sin más.